Manual de Supervivencia a la Navidad

Home / Nutriguía / Manual de Supervivencia a la Navidad
Manual de Supervivencia a la Navidad

Manual de Supervivencia a la Navidad

Manual de Supervivencia a la Navidad

Disfruta de la Navidad y despreocupate de los excesos siguiendo unas fáciles nociones básicas.

Cuando llegan estas fechas todo son buenos propósitos antes del día 25 de diciembre. Pero en cuanto nos envuelve el espíritu navideño… empezamos a despistarnos y a olvidarnos de nuestros objetivos perseguidos durante el año para luego en enero con prisas volver a retomar el punto que dejamos perdido en diciembre pero con menos motivación y quizás un poco más atrás de los adelantos conseguidos.

Se puede y debemos hacerlo mejor, porque hay que disfrutar este mes y siempre de la familia, de los amigos y de las comidas. Las excepciones no deben invadir nuestras rutinas y dejar de lado todo por lo que hemos luchado durante el año. Así que un poco de orden es lo único necesario para no perder y llegar a enero vencedores, cargados de buenos recuerdos y a tope para seguir con nuestro camino para llegar a nuestra meta que estará más cerca.

Aquí os dejo una recopilación de ideas que me parecen fantásticas para conseguirlo, así que espero que os sirvan!

Consejos Dietéticos para Navidad
Consejos Nutricionales para Navidad

No pierdas tus objetivos

Estas fechas están llenas de compromisos familiares y eventos. Aunque no queramos y vayamos con la mejor actitud no podemos controlar las situaciones así que ¿por qué pretender tener el mismo que objetivo que cuando llevamos una vida más organizada y tranquila?

El objetivo sigue siendo el mismo y no debe olvidarse, mejorar nuestra salud y sentirnos bien. Así que tenlo presente siempre, no te despidas de él hasta enero para no perder el trabajo realizado durante meses.

Disfruta de las comidas por la compañía

Y si dejamos de agobiarnos tanto por las decisiones de comida y empezamos a valorar otros detalles como la compañía, el lugar, la situación, etc.

Realiza un calendario para organizarte

Señala los días en los que tienes compromisos y analiza el resto de los días para organizarte tus comidas. No hay que caer en la teoría del todo o nada, expresiones como “ya total, espero a enero…” nos hacen desconectar con nuestros objetivos que hemos conseguido afianzar durante el año y perder todo lo que hemos avanzado en meses.

Planifica tu tiempo libre

Seguro que tenemos tiempo para dedicar a caminar, pasear o ir a practicar ese deporte que nos ha acompañado todo el año y que nos hace sentirnos bien. Así que dedica el tiempo libre que tengas a actividades que te ha costado mucho marcar como rutinas para no perder las buenas costumbres.

Evita comportamientos compensatorios

No debes quitar ingestas del día. Estas son las que realmente te nutren y alimentan para comer “de todo” y despreocupado en las comidas festivas o compromisos. Esta conducta se vuelve en contra de uno mismo debido a que llegaremos con más hambre y ansiedad a esas ingestas. Así que intenta comer alimentos que sabemos que van a faltar en esas comidas como son las verduras, frutas y proteínas de calidad, conseguiremos estar más saciados e hidratados y esas comidas excepcionales no nos afectarán tanto.

Prepárate para las fechas críticas

Deja de agobiarte por la Nochebuena y la Nochevieja y prepárate para centrarte el resto de los días que son los que verdaderamente van a marcar la diferencia. Planifica las comidas a partir del 26 al 31, no sobrevivas a base de sobras, por lo que intenta tener en tu despensa y nevera alimentos saludables para organizarte las comidas de esos días.

Puedes jugar con las dosis

Si no vamos a decir que no al alcohol y los postres o dulces navideños, podemos disfrutarlos igual pero en menos cantidad.

Podemos compartir los postres y beber menos alcohol, así disfrutaremos de lo mismo pero no nos afectaran tanto.

Evita la culpa y la frustración

Lo mejor es que seamos conscientes y consigamos analizar si estoy comiendo un alimento y disfrutándolo o sin embargo es una compensación para aliviar algún sentimiento que tengamos. Aquí es importante escapar de la actitud de todo o nada. No debemos sentirnos mal o frustrados por no decir que no a un alimento en un contexto determinado, esto nos hace ponernos en una situación de debilidad para abandonar nuestros objetivos del año y olvidarlos de nuestros buenos hábitos hasta que pasen estas fechas. Realmente esto no es lo que queremos.

¡FELICES FIESTAS!

Leave a Reply